Moción presentada por nuestro grupo municipalrelativa a la Revisión y adaptación del PEPRI Centro del PGOU de la Ciudad de Málaga

Posted on Actualizado enn

1

MOCIÓN

Que presenta el portavoz del Grupo de Málaga para la gente, Eduardo Zorrilla Díaz, y la portavoz adjunta, Remedios Ramos Sánchez, a la consideración del Excmo. Ayuntamiento Pleno, relativa a la Revisión y adaptación del PEPRI Centro del PGOU de la Ciudad de Málaga.

La vigencia de modelos de sobreoferta hostelera, de comercio franquiciado y marcas, junto con la prevalencia de los servicios sobre residencia y equipamientos hace tiempo que ha dejado de ser un fenómeno subyacente al desarrollo turístico y se ha convertido en un elemento distorsionador y negativo respecto a la calidad, pues esta macro tendencia se rige sólo por las leyes de mercado, el lucro y el beneficio privado. Los procesos urbanísticos, inmobiliarios, turísticos, hoteleros y hosteleros que vive el Centro Histórico y su entorno, han aumentado de forma alarmante los procesos de ‘terciarización’, así como la gentrificación y el acoso del espacio público del centro de Málaga.

Lejos de calmarse, estos procesos de transformación del centro histórico se están acelerado, como denunció un organismo del propio Ayuntamiento como el OMAU, la ocupación absoluta y relativa de los usos hosteleros, bancarios, de servicios y el aumento del precio de la vivienda y el alquiler de la vivienda son los síntomas de un escenario de creciente especulación inmobiliaria y de especialización multifuncional y abusiva de lo que se ha dado en llamar monocultivo turístico.

El equipo de gobierno está desbordado por las quejas de los vecinos sobre ruido, ocupación de las vías públicas, dificultades de tránsito, falta de equipamientos y servicios de proximidad, desde salud a limpieza o basuras, incidencias graves a la salubridad, seguridad, higiene, que son el reflejo de la manifiesta falta de voluntad para acotar el desarrollo desbocado de las tendencias de atropellos urbanos cometidos al amparo de las secuelas económicas del desempleo y la crisis, bajo la justificación de que son necesarios para el crecimiento y la mejora del uso turístico.

Este hecho no es particular o privativo de Málaga. En Barcelona ya constituyen una enfermedad crónica los impactos de la brutal explotación del centro y especialmente de algunas zonas o en algunas calles. Los apartamentos y/o los alojamientos irregulares de alquileres (en Barcelona, por ejemplo) de turismo de borrachera se hacen por grupos sin regulación alguna (alto alquiler/coste por persona), y las facilidades al negocio se permiten sea cual sea el sitio, la hora y el alcance de los daños colaterales, lo que está provocando ya numerosas molestias graves y numerosas protestas vecinales.

El transvase a Málaga de la focalización del turismo masivo y masificado se produce sobre una zona superficial mucho menor y en el entorno de un puñado de calles “privilegiadas” mucho más escaso, lo que afecta a espacios puntuales más pequeños y vulnerables como son Alcazabilla, Larios, Plaza de la Merced, Plaza de Las Flores, etc. Además de la proliferación terciaria y de servicios turísticos, los flujos de personas constituyen ya una molestia insoportable que va en aumento con las oleadas de cruceristas encaminados a los mismos y unívocos destinos. Sin soluciones alternativas ni equilibrio en espacios y edificios donde la vida en las áreas centrales pueda tener lugar con un mínimo de sosiego, y calidad urbana la vida de los residentes en el centro se hace muy complicada.

La situación ha llegado a un alarmante nivel de impacto sobre la población residente, ya que está sufriendo la pérdida de los comercios tradicionales y de proximidad, el aumento de los precios y enorme especulación en medio de una flagrante pérdida de incentivos como aparcamientos, accesos, limpiezas, precios, etc. que reducen o acaban drásticamente con su calidad de vida cotidiana, su oferta de servicios de proximidad y la saturación de molestias hasta altas horas de la noche.

El retraso o la pérdida definitiva de proyectos de rehabilitación, la destrucción o parálisis de la restauración patrimonial, la falta de incentivos de modernidad y creatividad, la dejación de los proyectos de los edificios universitarios, las guarderías y centros de mayores, junto con la especialización dirigida al negocio de empresas nacionales o multinacionales está causando una situación de insostenibilidad irreversible del centro histórico de Málaga, a la que no se le sabe poner límite.

A la vista de las quejas y reclamaciones, de la pérdida de población residente (se han ido 10.000 vecinos/as del centro) y de la invasión indiscriminada de los pocos espacios públicos que quedan, este proceso va a seguir siendo irreversible. Pero el problema que denuncian las AAVV y los comerciantes no queda ahí. El Ayuntamiento opera como vehículo de intermediación, pero no impide la expulsión de residentes, por el contrario da facilidades de ocupación de usos turísticos masivos ilimitados.

Las acciones municipales se producen sin prevenir los impactos; sin aplicar las ordenanzas municipales; sin fijar actuaciones de contención de los daños colaterales; no se están adoptando las políticas públicas de reequilibrio para limitar los efectos nocivos de la práctica inmobiliaria; por el norte se intenta expandir el modelo de barrios temáticos y por el sur se está ejecutando el Plan del entorno de la Catedral y el Soho, favoreciendo la privatización de hecho; con más reducción de uso público ciudadanos y peatonalización privatizada; crece el nº de calles por las que ya no se puede pasar; las paradas de autobús no permiten el acceso a las aceras, sino a mesas y sillas de locales callejeros, en Alameda principal norte; los efectos son abusivos hacia grupos vulnerables o con menos movilidad, etc.

Ante todo esto, el equipo de gobierno, responde manteniendo el “statu quo” actual, y toda esta impunidad favorece la continuidad de esta ley de la selva, perpetuando esta situación en vez de plantear actuaciones para la corrección de los actuales problemas y para poner coto a esta situación, ya que el modelo que plantea por muy eficiente que sea no alterará sustantivamente los procesos en marcha.

El 17 de octubre de 2014 se adoptó el acuerdo de Revisión y Adaptación del PEPRI Centro, a la vista de que han transcurrido 25 años desde su aprobación. Ha quedado suficientemente demostrado el grado de alteración del documento original, con sucesivas modificaciones parciales y la inadaptación generalizada de los supuestos de partida a la realidad actual.

Es evidente esta inadecuación en apartados como los siguientes:

• Administrativo: El PEPRI tiene tantas modificaciones que necesita al menos un refundido racional
• Socioeconómico: El centro ha cambiado mucho en 25 años; hay que revisar usos y ordenanzas
• Delimitación: Es inválida, porque se parte de una idea de centro histórico parcial que ha quedado antigua, ya que una delimitación central de Málaga debería incorporar nuevos espacios al norte y al Oeste, barrios históricos de centralidad indudable como Trinidad-Perchel, cruzar el río e incorporar una franja detrás del Guadalmedina, ya que los límites del distrito Centro deberían ser revisados, pues se han incluido la Malagueta y otros,
• Distrito Centro: Se amplió el distrito, pero el PEPRI no ha cambiado hasta ahora.
• Nuevos proyectos: Los Hoteles y la terciarización del centro han prosperado sin ordenación adecuada. El Plan Espacial del Puerto y el Puerto han sufrido grandes cambios. El Auditorio y otros equipamientos se han quedado fuera del Centro.
• El Convento de San Andrés y otros recursos patrimoniales están fuera de las áreas centrales de intervención, lo que no resulta lógico, en una centralidad moderna de una gran ciudad.
• Vivienda: No se han cumplido los objetivos residenciales y de vivienda y faltan equipamientos y plazas, con una profunda mejora de los espacios públicos. Faltan residencias universitarias y oferta en alquiler de vivienda para jóvenes.
• Movilidad: Está por revisar entera. La Victoria Peatonal, el carril bici y otras son ya realidades que deberían contar con un tratamiento integrador, dentro y fuera del centro, facilitando la accesibilidad universal de la LIONDAU (2019)
• Incorporación de las estrategias del Plan Municipal de Movilidad Sostenible actuales y futuras.
• Hostelería: Debe revisarse el monocultivo de gastronomía, porque el centro tiene capacidad para ser mucho más que eso.
• Turismo: Las actividades productivas turísticas deben incorporar nuevas infraestructuras y servicios relacionados con las nuevas realidades urbanas.

La aceleración especulativa, las denuncias vecinales y los mecanismo inmobiliarios de expulsión de habitantes de las zonas centrales no van a poder corregirse a tiempo sólo con medidas urbanísticas. Ya ni siquiera estamos a tiempo con la Revisión del PEPRI, de frenar, suavizar o corregir las actuales tendencias de despoblamiento, expulsión de residentes mayores y dificultades de acceso que los últimos datos ponen de manifiesto.

En las actuales circunstancias el Avance del PEPRI Centro aprobado el pasado 17 de octubre de 2014, sin perjuicio de sus mejoras, no parece haber recogido más que algunas de las indicaciones de los trabajos de la AGENDA 21 de los últimos años; tampoco actualiza del todo la información de infraestructuras y la innovación de los procesos que se dan en otras áreas o distritos de la ciudad. Prueba de ello es que hay datos recogidos objetiva y exhaustivamente en el informe de la Agenda 21 que no se han tenido del todo en cuenta.

También hay que tener en cuenta el informe denominado “La ciudad antigua como referente turístico y su capacidad de carga” elaborado por EL OMAU, que tiene los siguientes apartados: Las debilidades frente a las fortalezas de la ciudad antigua. Exceso de densidad de usos comerciales y de hostelería. Ocupación de plantas altas por usos diferentes al de vivienda. Pérdida de población en áreas de concentración de hostería y ruido. Exceso de ocupación de espacios públicos por mesas, sillas e instalaciones de hostelería. Sustitución de usos residenciales por apartamento o hostales. Ornato de diseño de locales comerciales, rótulos y carteles. Regulación de comercios destinados a souvenirs y su ocupación del espacio público. Sobre kioscos móviles, y venta callejera. Sobre las carpas de los establecimientos hosteleros y otras actividades. Sobre la instalación de carpas para eventos en espacios públicos.

Los datos de este informe son elocuentes: la terciarización avanza a todos los niveles. Aparece la vivienda turística en pisos por plantas, mezcladas con residentes estables y se confirman todas las tendencias enunciadas. Además de este contenido con resultados notoriamente desfavorables, el informe termina con un decálogo de medidas para un centro sostenible que, hoy por hoy, no se están adoptando a tiempo de evitar la tendencia a la expulsión de residentes y a la invasión de usos. Estas medidas, es cierto, van más allá de las ordenanzas.

El Ayuntamiento de Málaga no puede permanecer impasible ante este proceso, en el que actúa solo como mediador de los procesos enunciados, asumiendo cualquier propuesta de terciarización turística y financiera, sin acometer acciones de fondo sobre los problemas. Debe ser un agente activo y principal para anticipar los efectos perversos del modelo de monocultivo turístico del centro porque este acabará siendo perjudicial para la población afectada y acabará por perjudicar a la ciudad en su conjunto.

La mera aplicación de medidas paliativas en el mantenimiento de la disciplina ordenancista de la hostelería, la ocupación de suelo y la permisividad de fondo ante las tendencias de cambio de residentes por usos terciarios acabará por pasar una gran factura de insostenibilidad. Así lo plantean los vecinos, que no son atendidos como se debiera, porque reiteran sin solución las mismas cosas una y otra vez.

La focalización del Centro hacía el Este no tiene sentido pues el Guadalmedina es una barrera que hay que saltar. De hecho el PEPRI Centro es una herramienta insuficiente para el Centro de Málaga en el siglo XXI, que debe ser un potente imán nuclear de toda la ciudad. La caracterización de la nueva delimitación es insuficiente, se debe analizar la posibilidad de incluir otras áreas cercanas (Trinidad, Perchel, zonas aledañas a los arrabales norte, etc.). No se entiende por qué Trinidad Perchel y perchel Sur no pueden delimitarse conjuntamente con el Centro, aunque tengan financiación separada de la UE.

Las medidas a adoptar trascienden el límite y los objetivos del PEPRI. Requieren conseguir acabar con la sensación de abandono de disciplina y tolerancia hacia el ruido, la ocupación, molestias, impactos de servicios y precios, de un lado.

De otro establecer políticas a medio y largo plazo para reequilibrar los procesos que se han detectado en el último período. Los nuevos requerimientos y facilidades del transporte también deben tener en cuenta las nuevas movilidades y accesibilidades que rompen las barreras anteriores.

En conclusión, si bien es verdad que después de 25 años hace falta un reimpulso y una revisión para mejorar el PEPRI Centro, se debe hacer para hacer del Centro Histórico un lugar más agradable y habitable, en vez de para entregarlo a los intereses de las inmobiliarias y negocios de hostelería.

En atención a todo lo anterior, proponemos la adopción de los siguientes

A C U E R D O S

1º.- Instar al equipo de gobierno a adoptar las medidas necesarias para aprobar la formulación de la Revisión y Adaptación del PEPRI Centro del PGOU, bajo nuevos criterios para un plan innovador de modernización integral del Centro Histórico, que contemple e integre los informes, recomendaciones y elementos recogidos en la Agenda 21 y del Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU) con las consecuentes acciones y actuaciones sobre el suelo, vivienda, alquiler, inversión, equipamientos, ruido, higiene, limpieza, ciudad inteligente, rehabilitación patrimonial, estética y del medio ambiente urbano, etc.

2º.- Instar al equipo de gobierno a adoptar una nuestra estrategia de gestión del PEPRI Centro más efectiva, que contrarresten los daños que está causando a la práctica especulativa inmobiliaria y de sobreoferta hostelera, de comercio franquiciado y marcas, con acciones y actuaciones de promoción de zonas deprimidas, impulso de proyectos y estrategias patrimoniales, medio ambientales, tecnológicas, sociales, culturales y económicas, para alcanzar el objetivo de un Centro Histórico más agradable y habitable, acorde con su dimensión de ciudad mediterránea de alta calidad ambiental y cultural.

3º.- Instar al equipo de gobierno a que se adopten medidas urgentes para impedir la expulsión de residentes del centro histórico, y defensa de los vecinos y vecinas del barrio centro y de los comercios tradicionales y de proximidad, frente a la actual especulación y la pérdida de incentivos (aparcamientos, accesos, limpiezas, precios, etc.) que reducen o acaban drásticamente con su calidad de vida cotidiana, oferta de servicios de proximidad y la saturación de molestias hasta altas horas de la noche.

4º.- Instar al equipo de gobierno a incluir dentro de la delimitación del nuevo PEPRI Centro de otras áreas cercanas, y en concreto Trinidad Perchel y Perchel Sur, delimitándose conjuntamente con el Centro, superando e incluyendo el Guadalmedina que hasta ahora ha servido de frontera y separación.

Eduardo Zorrilla Díaz                                         Remedios Ramos Sánchez
Portavoz Grupo Málaga para la Gente          Portavoz Adjunta Grupo Málaga para la Gente

2016.02.19. Moción Revisión Adaptación PEPRI Centro del PGOU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s