Rehabilitar y modernizar la Casona del Parque

Posted on Actualizado enn

casona

Esta mañana hemos presentado al Pleno del Ayuntamiento de Málaga una iniciativa  para Rehabilitar y modernizar la Casona del Parque en el marco de su centenerio

MOCIÓN

Que presenta el portavoz del Grupo Municipal de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla Díaz, y la concejala del grupo, Remedios Ramos Sánchez, a la consideración del Excmo. Ayuntamiento Pleno, relativa a la conmemoración del centenario de la Casona del Parque y a su rehabilitación y modernización.

El 11 de abril del 1919 el Excmo. Ayuntamiento de Málaga tomó posesión de la que es su sede hasta nuestros días. El nuevo edificio, de estilo neobarroco con detalles modernistas, obra de los arquitectos Guerrero Strachan y Manuel Rivera Vera, vendría a satisfacer una doble necesidad: hacer frente a la demanda administrativa de una ciudad en desarrollo; y proyectar una imagen renovada, de prestigio y de progreso.

Se proyectó no sólo como consistorio, sino también como sede de la Audiencia Provincial y de los Juzgados de Instrucción. El edificio se encuentra en el Paseo del Parque, localizándose en la principal vía de comunicación, integrando el espacio que lo acoge como un elemento de decoración, dada su representatividad como monumento artístico que viene dado por la decoración de sus fachadas y los salones que acoge en su interior, que transmite valores de prestigio. En el interior del edificio se destacan algunas estancias decoradas como el Salón de los Espejos y el Salón de Plenos.

La Casa Consistorial de Málaga, también conocida como la Casona del Parque, se encuentra rodeada por los Jardines de Puerta Oscura y otros edificios emblemáticos como el Banco de España, el Palacio de la Aduana o el Rectorado de la Universidad de Málaga (antiguo edificio de Correos).

Declarado Bien de Interés Cultural en 2010, la protección se extiende hasta los Jardines de Pedro Luis Alonso, proyectados por Fernando Guerrero-Strachan Rosado, y que actúan de cierre de la manzana y del proyecto racionalista llevado a cabo en la ciudad a mediados del siglo XIX.

El edificio de la Casa Consistorial de Málaga presenta una planta rectangular en cuyo centro se inscribe un patio porticado con pilares rectangulares y arcos de medio punto, alrededor del cual discurren galerías que funcionan como elementos de comunicación entre las distintas dependencias.

En volumen, el edificio consta de tres pisos separados por cornisas, elevados sobre un zócalo que salva el desnivel del terreno, y terminados en una azotea plana bordeada por pretil. Este se completa con cuatro cuerpos cuadrados, dispuestos a modo de torres en cada una de las esquinas, y cubiertos por bóvedas revestidas con escamas de láminas de zinc.

Las cuatro fachadas del edificio, abiertas por numerosos vanos de distintos formatos que aumentan en número a la vez que decrecen en tamaño hacia las plantas superiores, aportan al edifico un aspecto dinámico y en movimiento, a consecuencia de los avances y retrocesos de las torres, y de cada uno de los pórticos de acceso.

La fachada principal, con acceso desde la avenida de Cervantes, consta de tres pisos: el primero, elevado sobre un podio con triple escalinata, se compone de un arco rebajado flanqueado por columnas corintias, recordando las antiguas puertas de la ciudad, y a través del cual se accede a la puerta principal del edificio; en el segundo piso se abre un gran balcón siguiendo el esquema de templo clásico, con columnas jónicas pareadas y coronadas por un frontón triangular en cuyo tímpano se ubica un altorrelieve, obra de Francisco Palma García, que representa a una matrona, rodeada de figuras que alegorizan las principales actividades económicas de Málaga.

Obra de este mismo escultor son las figuras de heraldos de los distintos reinos de España que coronan los remates del edificio; el último piso de la fachada principal, y destacando en altura sobre el conjunto del edificio, alberga la torre del reloj, que es coetánea a la construcción del edificio, realizado en la Casa de Moisés Díaz de Palencia.

Las fachadas laterales, con acceso desde la calle Roma y la calle Francisco Bejarano Robles, en los lados este y oeste, respectivamente, repiten el esquema compositivo de la fachada principal: un pórtico sobre podio con gradas de acceso, con columnas jónicas sobre pedestal, adelantadas respecto a la fachada, y sobre las que se levanta un segundo piso a modo de balcón con baranda de piedra, al que se abre un arco de medio punto con clave resaltada y decoración en las albanegas, todo ello rematado por un ojo de buey enmarcado y abierto en el tercer piso del edificio.

La fachada trasera se caracteriza por el aspecto desornamentado, quedando cerrada mediante un pretil con rejas. El amplio programa decorativo de las fachadas se continúa con las esculturas de los atlantes sobre ménsulas ubicadas en las cuatro torres del edificio, símbolos de los contribuyentes, y los doce relieves de las fachadas laterales en los que se alegorizan la industria, la agricultura, la pesca y la navegación, el comercio y el ferrocarril, las artes, etc., como actividades claves del progreso y la riqueza de la ciudad, obra de Diego García Carreras, autor de las parejas de leones heráldicos y jarrones de bronce que decoran la escalera principal interior del edificio.

La citada escalera, de tipo imperial y con la balaustrada de mármol, se ilumina por tres lucernarios translúcidos y cinco vidrieras de un muy notable valor artístico, realizadas por la firma Maumejean de París, en las que se evocan escenas históricas como la fundación de Málaga por los fenicios, la entrada de los Reyes Católicos, la rebelión contra el Tribunal del Almirantazgo de la Regencia del Cardenal Cisneros y la entrada de Felipe IV en la ciudad.

En el piso primero, el principal, se encuentran las dependencias más nobles y ornamentadas del inmueble: el Salón de Plenos y el Salón de los Espejos. El techo del Salón de Plenos está decorado con dos importantes pinturas alegóricas realizadas en temple y óleo sobre lienzo adherido al muro. Una de ellas, obra del pintor César Álvarez Dumont (1921-1922), representa los episodios del desembarco de los heridos de África que fueron socorridos por la población malagueña y los hechos acaecidos en las calles de Málaga en 1868, que valieron a la ciudad la concesión de los lemas «Siempre Denodada» y «Muy Benéfica» para su escudo.

En la segunda, obra de Antonio Muñoz Degrain (1918), se evoca el salvamento de los náufragos de la fragata alemana Gneissenau en la Navidad de 1900, origen del lema heráldico de «Muy Hospitalaria». El resto de la sala se resuelve mediante pilastras pareadas que modulan los paramentos y se prolongan hacia el techo en pares de fajones de trazado rectilíneo, entre los cuales se sitúan las obras pictóricas de «Cultura y Elocuencia» de Guerrero del Castillo, «Orden y Laboriosidad» de José Fernández Alvarado, «Honradez y Justicia» de Joaquín Capulino Jáuregui y «Libertad y Civismo» de Federico Bermúdez Gil.

Para completar la decoración del Salón de Plenos se insertan en los paramentos seis placas de mármol conmemorativas: dos placas son obra de A. Carmona, en la primera se conmemora la concesión del Agua de Torremolinos a Málaga, fechada en 1918, y la segunda realizada en homenaje a Alfonso XII y a Práxedes Mateo Sagasta, de 1886; otras cuatro placas más, de autoría desconocida, en homenaje al Ejército Español por la victoria en la Batalla de Tetuán el 6 de febrero de 1860; homenaje al Primer Marqués de Larios por su contribución al desarrollo de la ciudad de Málaga de 1891; homenaje a José María Torrijos y sus compañeros fusilados de 1904; y la última, en homenaje a la visita de Juan Carlos I y Sofía de Grecia con motivo de la celebración del V centenario de la constitución del Concejo Municipal de Málaga en 1989.

El Salón de Recepciones y Festejos o Salón de los Espejos se ornamentó con retratos de diferentes personajes de relevancia en la historia de la ciudad, realizados por distintos pintores en óleo sobre lienzo adherido al muro: el escritor Francisco de Leyva y Ramírez de Arellano, de José Fernández Alvarado; el navegante Ruy López de Villalobos, de Eugenio Vivó y Tarín; el obispo José Molina Lario y Navarro, de Enrique Jaraba Jiménez; el académico José Luis de Velázquez, marqués de Valdeflores, de Enrique Jaraba Jiménez; el obispo Lorenzo Armengual de la Mota, de Eugenio Lafuente Castells; la actriz Rita Luna, de Fernando Labrada Martín; el político y escritor Juan Bautista Maury, de José Ponce Puente; el jurista y político Francisco Bergamín García, de José Moreno Carbonero; el escritor Serafín Estébanez Calderón «El Solitario», de Enrique Jaraba Jiménez; el pintor José Moreno Carbonero, de Enrique Jaraba Jiménez; el parlamentario y escritor Andrés Borrego, de Pedro Sáenz Sáenz; el periodista Juan José Relosillas, de José Ponce Puente; el escritor y periodista Andrés Mellado, de Eugenio Vivó y Tarín; el historiador Francisco Guillén Robles, de Antonio Burgos Oms; el arabista Francisco Javier Simonet, de su sobrino Enrique Simonet Lombardo; el músico Eduardo Ocón y Rivas, de Eugenio Lafuente Castells; el arqueólogo Manuel Rodríguez de Berlanga, de Eugenio Lafuente Castells; el político José Carvajal y Hué, de Enrique Jaraba Jiménez; el político Antonio Cánovas del Castillo, de Eugenio Vivó Tarín; y el político y financiero José de Salamanca, de Enrique Jaraba Jiménez.

En este salón también han de reseñarse pinturas florales, óvalos con putti de Antonio Burgos Oms y tres medallones alegóricos de «Orfeo» de Enrique Jaraba; «La Poesía» de José Ponce; y «La Música» de José Nogales.

La primera planta se completa con la conocida como Galería de Alcaldes, en la que se ubica una importante colección de retratos de los Alcaldes de la ciudad.

La última gran actuación de rehabilitación y modernización del edificio de la Casa Consistorial se realizó en la época de Pedro Aparicio, también fue en aquellos momento en los que se renovó el mobiliario noble, por ejemplo, del salón de plenos.

Desde entonces sí se han realizado actuaciones puntuales, sin plan director ni proyecto de rehabilitación integral. Se han realizado constantes arreglos de diferentes elementos por el mal estado en el que se encontraban. Hay que tener en cuenta que el edificio de la casa consistorial tiene el máximo grado de protección patrimonial y está catalogado como Bien de Interés (BIC) por lo que cualquier obra de mejora o de reforma que sea de cierta envergadura necesita contar con la autorización de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía.

A nuestro juicio el estado de conservación del edificio de la casa consistorial deja mucho que desear, son innumerables los pequeños desperfectos que presenta en casi todas las dependencias interiores, en las fachadas exteriores y en la cubierta. El salón de plenos, la alcaldía, el salón de plenos, el salón de los espejos, los baños, las oficinas, los pasillos, todo está más bien regular por no decir mal, y a nuestro juicio se podría mejorar. Pensamos que la Casona del Parque se debe rehabilitar, pero no con obras y parches, sino de manera integral, para que esté en condiciones óptimas y a la altura de los que es, uno de los Monumentos más bellos de la ciudad.

En la primera planta, la noble, buena parte de la solería, de mármol blanco, está rota, los rodapiés, muy deteriorados, y las paredes del salón de plenos se despelleja a marchas forzadas tanto que están perdiendo el trampantojo (dibujo creando un panteón de mármol) mientras las telas de las techumbre muestran señales de que necesitan una rehabilitación. Boquetitos en la pared y puertas astilladas y en mal estado se ven en el salón, pero ésta última es una máxima durante todo el edificio, así como la de cables que atraviesan todos los pasillos en tropel por las paredes. En los lucernarios que hay encima de las vidrieras de la casa Maumejean, de París, hay dos roturas y algún cable suelto, y la escalinata principal, de mármol blanco, ha tornado en varios tramos a gris parduzco.

En la planta baja, la solería también está cuarteada y las escaleras de entrada al edificio de la zona oeste están tan hundidas que son peligrosas. Los cables surcan a placer buena parte del pasillo, donde también hay rodapiés cochambrosos, que se disimulan por la pintura de los elementos arquitectónicos. Esto sin contar muchas zonas del edificio que son inaccesibles, como varias entreplantas de escaleras, este noble inmueble, que es un monumento BIC se merece que nos fijemos ya en él, realicemos un diagnóstico y acometamos su rehabilitación. No es porque sea la casa consistorial, es porque es un edificio noble y debiera estar en las mejores condiciones.

El edificio de la casa consistorial, la Casona del Parque, tiene a fecha de hoy, según hemos comprobado en la GMU, un informe de la Inspección Técnica de Edificios (ITE) desfavorable, desde el punto de vista documental.

Estos aspectos fueron confirmados en una respuesta del concejal de Urbanismo a una respuesta plenaria de nuestro grupo, en la que literalmente nos dicen que el inmueble (la Casona) lleva sin pasar al Inspección Técnica de Edificios, una norma del propio Ayuntamiento, desde el año 2008 y por tanto aún en trámite después de 9 años, y que en el mismo se aprecia la necesidad de reparar las cubiertas para evitar filtraciones, obras que se han realizado, y que ahora está en trámite de la segunda ITE, es decir, La casona del Parque aún no ha pasado la Inspección Técnica de Edificios.

Sin embargo, y como ya hemos dicho, en los últimos 25 años no se ha realizado ninguna rehabilitación integral, llama la atención que el Ayuntamiento de Málaga haya financiado y subvencionado, por parte del Instituto Municipal de la Vivienda, con cantidades millonarias, la rehabilitación integral de una gran número de inmuebles privados, la mayoría de estos fondos para la rehabilitación se han destinado a las cofradías, congregaciones religiosas o el propio obispado, pero la Casa Consistorial, la Casona del Parque, la casa de todos, la propia casa, sigue sin rehabilitar.

A la vez que su rehabilitación integral y restauración de elementos históricos, recuperando y conservando su configuración histórica,  también hay que realizar una modernización para dotar el edificio de servicios adecuados, baños adecuados, nuevas tecnologías, y sobre todo para que sea eficiente desde el punto de vista energético, ya que en la actualidad se produce una enorme pérdida de energía y es muy ineficiente.

Por todo lo anterior proponemos la adopción de los siguientes

A C U E R D O S

1º.- Instar al equipo de gobierno a realizar un programa de actos divulgativos para conmemorar el centenario de la Casona del Parque para el 11 de abril del 1919.

2º.- Instar al equipo de gobierno a realizar el plan director para el edificio de la Casa Consistorial y un proyecto de rehabilitación integral del mismo.

3º.- Instar al equipo de gobierno a que se dote de una suficiente financiación en los próximos ejercicios presupuestarios las actuaciones del plan de rehabilitación.

4º.- Instar al equipo de gobierno a que en el proyecto se contemple la necesaria modernización del edificio, con respeto de los elementos históricos,  sobre todo para que sea eficiente desde el punto de vista energético.

Eduardo Zorrilla Díaz                                                                     Remedios Ramos Sánchez

Portavoz del Grupo Municipal                                           Concejala del Grupo Municipal

Málaga para la Gente                                                                                Málaga para la Gente

 

Málaga, a 23 de noviembre de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s